sábado, 17 de septiembre de 2011

Y de repente te das cuenta que todo ha terminado de verdad.


Te das cuenta que por todo lo que has luchado, por todo lo que has sufrido día tras día no ha servido para nada y que ya no hay vuelta atrás, que no puede hacer nada, y que ya es tiempo perdido. Y justo en este momento en que pierdes todo, intentas recordar como y cuando comenzó todo, descubres que sucedió antes de lo que esperabas, mucho antes. Y es entonces cuando te das cuenta de que las cosas sólo ocurren una vez en la vida, y que por eso merece la pena vivirla aunque vengan días grises, pase lo que pase, sigue tú camino no hay tiempo que perder

porque pronto aprenderás a restarle importancia a las cosas.

1 comentario: